El nacimiento del Artista

El arte contemporáneo necesitaba un revulsivo. Estaba todo visto y repetido. El plagio y el coco* se habían convertido en una herramienta más de la expresión plástica.

Pero ha aparecido un nuevo artista en el panorama. Trabaja a muy pequeña escala, pero ya cuenta con una audiencia fiel que considera cualquier obra una competencia a Barceló, Plensa o Bansky.

Su primera etapa estuvo marcada por los trazos aleatorios. Un claro ejercicio para decidir si la mano dominante era la derecha o la izquierda. Aunque desde el principio muchos sospechábamos que sería la izquierda.

Sin Título 01 ©Sr. Oh!

Esta primera etapa se culminaría con el uso del lienzo para expandir su discurso gráfico.

Sin Título 02 ©Sr. Oh!
Sin Título 03 ©Sr. Oh!

La experimentación continuaría con la combinación de pigmentos y cromas, para expresar la fascinación por el medio que le rodea.

Sin Título 04 ©Sr. Oh!

Una vez dominados los pigmentos en formato rotulador, entraría en una crisis creativa que le abría las puertas de la acuarela y el Guasch. Pero la herramienta que cambiaría el rumbo de su obra sería el sello de caucho y la tinta.

Sin Título 05 ©Sr. Oh!
Sin Título 06 ©Sr. Oh!

Este discurso le llevaría a un periodo catártico. Dónde el único objetivo de su obra sería aumentar los sellos, el canal se convertiría en el discurso y este trance le haría llegar a tirar un bol con leche al suelo.

Leche sobre gres ©Sr. Oh!

Tal dureza solo puede ser comparada a la pasión de Van Gogh y su famosa oreja.

El reposo fue forzado y a su retorno, en esta nueva etapa, descubrió las tizas.

Pero más importante es la introducción a la primera grafía y al símbolo “&”.

Sin Título 07 ©Sr. Oh!

Es evidente que el artista, en la búsqueda de nuevos sistemas para su discurso, ha alcanzado una nueva plenitud. Aunque de momento más que andpersand son infinitos, pero tiene 3 años. Dadle tiempo.

Estamos ansiosos por ver dónde nos llevará la madurez del artista. Y con la tontería, os he colado una colección de dibujitos en plan madre orgullosa que pa’a qué.

Y vosotras ¿guardáis todos los dibujos de vuestros descendientes o seleccionáis los mejores?

*Coco: Un coco, CoCo o CoCos es un plagio, que se vende como un original o con una exagerada similitud al original.

7 comentarios Añade el tuyo
  1. Artistazo!
    Va, que me voy a confesar. Yo guardaba todos los dibujos de Pollo, hasta que se me acabaron los imanes de la nevera.
    En la guarde me seguían dando todos y cada uno de los dibujicos que hacía mi hijo, yo los cogía, sonreía y según salía por la puerta, los tiraba a la papelera que había justo enfrente.
    Al final la profesora me dijo que por favor, me deshiciera de los dibujos con más discreción porque todos los días me veían tirar los dibujos por la ventana y Pollo se ponía triste.

  2. xDDDD

    mi mamá guardó mis trabajos de la guarde y el nido hasta que me casé, más o menos.

    cuando los vi le dije que era una cachivachera y que los botara todos. lo hizo porque la obligué y ahora me da pena no haberle tomado foto a alguno, pero no lo diré muy alto 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *