Huerto urbano con niños intensos

En casa, hemos cuidado con los años nuestra terraza con plantas. Llevamos un par de años empeñados en que sea un espacio tranquilo para niños y adultos, sin salir de casa. Así, que la idea de montar un huerto urbano, en proporción a nuestras capacidades, ya había sobrevolado la conversación. La mesa de cultivo que nos facilitó Bauhaus, nos ha animado a iniciarnos.

El huerto urbano en el balcón

Si quieres leer más sobre el evento dónde nos dieron el huerto, tienes el artículo aquí.

Estaba claro para nosotros, que el lugar tenía que ser el balcón. Y no una zona interior de la casa.

Villa Hipster es chiquitita, uno de los factores que nos animó con este piso fue que tuviera un balcón donde cabían al menos dos sillas y una mesa.

Curiosidades del destino, nunca llegamos a poner la mesa. Pero tenemos un banco donde caben 2 personas de culo moderado.

Lo primero fue planear dónde íbamos a poner la mesa. Cada verano ponemos una piscina de 1,20 m de diámetro, pero ya habíamos decidido prescindir del invento este año. Así que esa zona, parecía la más adecuada.

Contenido del kit de Hortalia.

También sabíamos que de la instalación me iba a encargar yo, que tengo más maña. Y que los herederos iban a querer implicarse desde el momento 0. Pero que su capacidad de colaboración iba a ser limitada e intermitente.

Es importante tener claro que estas actividades a ellos les parecen interesantes, pero no más allá de 10 minutos.

El montaje

Primero, preparé la caja de Hortalia ya en el balcón y la abrimos juntos.

Hay que atornillar las patas a la cesta.

Se trata de un kit completo, pero algunas herramientas para clavar y enroscar los tornillos, que montan la mesa, son imprescindibles.

La mesa queda a una altura ideal para los niños. Y por alguna extraña razón los gatos no se suben.

El sustrato

Nos explicó Patrycja Krzysiek, de La Alegría de la Huerta Bcn que hay sustratos mejores, el kit viene con unos bloques que hay que dejar en remojo. Y una cantidad de sustrato en saco.

Colocamos en la base el sustrato que venía en saco.

Cada bloque tarda unos 15 minutos en coger el volumen necesario. Sabía que era una parte en la que se iban a aburrir, con idas y venidas por la casa, buscando qué hacer. El primer bloque lo preparamos juntos. El resto los preparé yo y ellos aprovecharon para hacer algunas compras en la calle con el Sr. Moderno.

Con agua deshacemos cada bloque para completar los 35 kilos que necesita la mesa.

Seguro que hay niños capaces de esperar el tiempo entre bloque y bloque, estos no son el ejemplo.

La mezcla

Cuando volvieron mezclamos las dos tierras juntos.

Podéis ver la diferencia de color entre las dos tierras, la del saco y la húmeda del bloque. La base de la cesta permite filtrar el exceso de agua, vale la pena pensar en colocar algo debajo para evitar desastres.

Las semillas

Para las semillas el set adjunta el kit “Mi primer huerto”.

Mi primer huerto, incluye lo más básico si no se tiene la mesa.

Teóricamente, las semillas habría que plantarlas en unos pequeños tiestos, para, más adelante transplantarlas a la mesa. Sabía que esta parte no me iba a salir bien, así que decidí plantar directamente en la mesa.

En la caja, hay semillas de girasol enano amarillo, ravanito rojo, tomate cherry, calabaza anquito-butternat. Y vienen con otro bloque de sustrato, del tamaño de los tiestos de transplante. Los herederos los vieron en seguida y, de ninguna manera, se iban a quedar sin “plantarlos”.

Colocamos las semillas. Las bases de sustrato, que van en el kit, las dejamos secas, así nos ayudaron a absorber el exceso de agua que teníamos al hidratar los bloques.

Es importante, asignarles tareas de “responsabilidad”, para este paso darle mucha importancia a plantar las semillas y escoger el tipo, fue fundamental.

Para empezar nuestro huerto, elegimos solo 3 variedades de las 4 que vienen en el kit de Hortalia.

Así podíamos controlar mejor dónde colocábamos cada semilla, la idea era crear hileras de plantación. Así acabríamos con 3 filas: tomatera, girasol y ravanitos.

La idea era muy buena, la realidad fue que ellos, con su psicomotricidad fina, cogieron y plantaron las semillas donde sánamente pudieron.

Consejos para niños intensos

Con niños intensos, es importante explicarles para qué sirve cada paso y cuál es el último. La finaliad es que sepan qué vamos a hacer y tengan claro cuándo se acaba.

Regamos generosamente.

Lo que a ellos les motiviba, era regar. Así que en este punto, cada uno cogió manguera o regadera y le dió agua con amor. Sintieron que habían alcanzado una meta.

Crecimiento vegetal

Aunque cada planta tiene su estación y su tiempo, en menos de 1 semana, vimos como empezaban a crecer los ravanitos. Al día siguiente os girasoles, que hoy son los campeones indiscutibles en altura. Las tomateras tardaron unos días más.

Cada día obserban que las plantas siguen ahí y que todavía no han salido ni flores ni frutos. Vale la pena remarcar que para ellos, 15 días es una infinidad de tiempo. Esperar que crezcan es muy aburrido, pero aprecian las diferencias de día a día. Lo que realmente les llama la atención y les ilusiona es ver que empiezan a salir las plantas que ellos puedan reconocer claramente y no los primero tallos.

Conclusiones

El kit del huerto urbano es muy básico. Ideal para introduciros en este arte y poder experientar que combinación de plantas sobrevive mejor a vuestro entorno. Lo podéis encontrar en Bauhaus.

Se tarda bastante más de lo que pueda parecer y es una buena idea plantearlo como una actividad en la que la descendecia se va a interesar a ratos, pero que cuando se vuelve monótona, deja de ser prioritaria para ellos.

Si quieres saber cómo fue el evento de Tiendeo, tienes el artículo aquí.

Y vosotras ¿os animáis a poner un huerto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico, web y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información consulta nuestra Política de Privacidad (*), donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.