La baba a 16 metros de altura

Lo bebés babean. No os descubro nada nuevo. Es un hecho contrastado empíricamente. Hay libros que hablan sobre la baba.

La baba se genera y tiene dos vías de salida: hacia dentro, pasa a ser llamada saliva; hacia fuera, pasa a ser denominada babote.

Tiene diversas causas como la generación de la expectativa de ingerir alimentos. Vaya, lo que se dice que te da hambre y empiezas a salivar. También se asocia a la aparición de los dientes en los bebés. También se asocia al sueño y el cansancio.

A temporadas, en este loco primer mundo, se ponen de moda cosas como la baba de caracol.

Cuando algo te enternece, se te puede caer la baba.

Una tarde volviendo del trabajo, cuando, llegando a la puerta de la portería de casa, noté algo que caía cerca de mi hombro. Y una ha visto demasiadas veces Alien.

Levanté la mirada. Lentamente. Y una linea brillante descendía desde las alturas.

Algo similar a un liquido espeso, caída desde, aproximadamente 16 metros de alturas.

Lentamente.

Para ser concretos, desde el balcón de Villa Hipster.

Y para ser más concretos, desde la boca del Sr. Natural, sostenido en brazos de mi Sra. Madre.

Una sonrisa enorme, me observaba desde las alturas. Con tanta emoción, que se le caía la baba a chorretones mientras picaba con sus manitas la barandilla metálica.

Sí, la baba puede ser también de felicidad. La felicidad de que llegue tu teta madre.

Y a vosotras ¿se os cae la baba?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.