Cómo ponerse guapo con Child and Chic

El Sr. Natural tenía unos pelos locos. No es que su melena fuera abundante en concordancia con el heavy que lleva dentro. Pero sus pelillos suaves de bebé se enredaban y le daban un aspecto más de transnochado que de alegre modernillo despeinado. Y el Sr. Oh gastaba una coletilla de McGuiver a la que yo le estaba cogiendo una manía poderosa. La decisión estaba tomada, había que ponerse guapo.

El primer corte de pelo del Sr. Oh!

Cuando llegó el día de cortarle los primeros rizitos al Sr. Oh!, allà por 2015, estuvimos buscando una peluquería orientada a un público infantil. Y nos decidimos por una que nos dió la sensación que sabrían enfrentarse al carácter suave y dócil del Sr. Oh! Por diversas razones el heredero primogènito ya no va a esa peluquería y hemos dado tumbos, más o menos desafortunados por el barrio.

El primer corte de pelo del Sr. Natural

Ya he dicho que el Sr. Natural necesitaba su per corte y que habíamos dedicado un tiempo a buscar una peluquería adecuada la primera vez. Esta vez queríamos algo parecido para el Sr. Natural, pero en 2018. Y encontramos Child and Chic.

Para el Sr. Natural queríamos algo tranquilo, cuidado, dónde poder entrar con el carrito sin ser un espectáculo. Y que, sobretodo, supieran adaptarse al ritmo del niño.

Child and Chic

Ubicada en Sant Andreu, es uno de nuestros barrios favoritos y en una de calle adoquinada y tranquila. A dónde podíamos llegar en transporte público o caminando.

La peluquería es mediana, afortunadamente más pequeña de lo que se ve en las fotos que encontraréis por internet. Nos asustaba un poco que fuera inmensa y dentro hubiera 50 descendientes alocados por su cambio de look.

Tiene un area de relax donde los pequeños pueden esperar tranquilamente su turno, con múltiples juegos y tele. La zona de peluquería, propiamente, tiene 2 motos y 2 sillones. Todo esta orientado a que los descendientes sientan que ese es un espacio para ellos.

El Sr. Oh! estuvo muy concentrado y entregado a la causa estética, al Sr. Natural le costó un poco más y acabó abrazado al manillar de la moto. Todo ello muy bien gestionado por el personal que los tratan con mucho cariño.

¿Por qué ir a una peluquería infantil?

No se en vuestras zonas, pero aquí pocas peluquerías cuidan el espacio. Además, en un espacio designado como infantil, suelen tener juegos y actividades para los niños. Y las peluqueras saben tratar a su público, no se vuelven locas porque el cliente se mueva, llore o se quiera bajar de la silla, porque hay peluquerías donde se ponen muy nerviosos con una cabeza de niño que berrea y se mueve mientras el peluquero tiene unas tijeras en las manos.

Además, te orientan en lo que se lleva en los coles.

Y vosotras, ¿a qué pelu váis?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.