6 síntomas que demuestran que no tienes un embarazo de unicornio

Una unicornio es como llamamos en esta casa a esas mujeres que llevan un embarazo perfecto: sin retener líquidos, solo cogen el peso justo, siempre tienen energía y lucen mejor que nunca durante 42 semanas.

El origen de la unicornio

En 2014, mientras veíamos What to Expect When You’re Expecting, una de esas protagonistas castigadas por un embarazo de mierda se moría de envidia por el embarazo perfecto de otra y la llamaba unicornio.

En nuestra opinión modernil, la película no vale nada. Pero al acabar esos 110 minutos de personajes aburridos sufriendo las dificultades del primer mundo, salimos con una idea clara: Algunas mujeres son unicornios y otras se tienen que aguantar.

Todas queremos ser la unicornio

Todas tenemos algo de unicornio y todas tenemos algo de orco durante esas 42 semanas. A quién no le han prometido meses sin nada más de lo que preocuparse que de estar estupenda y disfrutar de los beneficios de hormonas a lo loco. Nunca te prometieron tobillos hinchados, náuseas, acné, varices, hemorroides, acidez, congestión nasal, dolor de espalda, somnolencia de día e insomnio de noche. Todo de lo bueno, lo mejor.

Aquí nos vamos a centrar en mi top 6 de todo lo que te prometieron tener y puede que no tengas.

La mejor melena de tu vida

Te habían dicho que con la subida de hormonas de todos los tipo y colores ibas a tener el pelazo de tus sueños, que las marcas de cosmética se iba volver locas por contar contigo como la influencer definitiva. ¿Sí, verdad? Pues no.

Puede que seas de las que se apañan con un moño y, como yo, nunca han sabido que hacer con esos pelos. Puede que seas de peinados perfectos. Y esperas que todo eso vaya a mejor, pero puede ser todo lo contrario.

Para mi todo iba bien, pero a partir de la semana 12 mi pelo se volvió muy graso y apelmazado, muy amigo de la estática, un asquito que no se arreglaba con nada. Eso fue hasta la semana 22, cuando noté que recogía menos pelos en la ducha, para encontrarme que esta metamorfosis me regalaba una dosis de caspa. Sí, caspa, un síntoma asociado de toda la vida a las embarazadas, ¿eh? Pues pasa.

Me sentí estafada, tanta historia con las melenas espectaculares que prometían los mitos y los libros sobre el embarazo, que prometían menear el cuerpo mientras agitaba una espléndida cabellera ondulada… para encontrarme con grasa y caspa, eso sí, brillante como prometen.

La piel de una diosa

¿Has escuchado que va a tener una piel resplandeciente y cegadora? ¿Qué se acabó el acné? ¡Mentira!

Si eres de las que tienen una piel normal, sin zonas grasas ni secas y esperas la piel de un anuncio, don’t! Incluso aunque no hayas tenido nunca acné (o mucho), todo puede cambiar gracias a tus nuevas amigas: las hormonas.

En mi caso, pasé a experimentar: granitos en mentón, mejillas y frente, reacciones por ponerme al sol, zonas grasas y zonas secas, irritación con el viento, labios cortados… ¿dónde está la piel de celebrity que prometen?

Mi dermatóloga me aconsejó que no cambiara mis productos habituales. Durante el embarazo, gracias a las nuevas 3.000 hormonas que recorren tu cuerpo de punta a punta, pueden surgir reacciones a productos nuevos. Si lo haces, opta controlar los químicos, mira bien las etiquetas, de esta manera si cambias algo y las mejillas se convierten en cordilleras volcánicas puedes detectar qué ha provocado esa reacción.

Sin pelos en las piernas

Llevaba toda la vida escuchando una leyenda popular que repetía por activa y por pasiva, que durante el embarazo no te crece el pelo en el cuerpo, es decir que, si eres de depilarte, te olvidas de todo lo que salga de frente para abajo. Axilas, piernas, cejas y bigote pueden esperar hasta más tarde.

Pues esta es de la más divertidas: me convertí en un yeti alopécico. Tan pronto parecía un gatito, peludito y mullidito, un pelito suave, largo y brillante, hasta daba gustito de acariciar. Y de repente, se me caía en algunas zonas y quedaba media pierna con, media pierna sin.

Uñas débiles

Antes un resumen. Comencé a tomar perlas de onagra porque mi doctora, una doctora tradicional, me lo aconsejó para regular los dolores de la menstruación. Además son buenas para: fortalecer el pelo, endurecer las uñas, ayudan a las mucosas digestivas, ayudan con el desgaste de las articulaciones… Pero no están recomendadas durante el embarazo y la lactancia.

Si te ha llegado el rumor, dice que las uñas se debilitan con el embarazo y me pensaba que “esas cosas no pasaban”. Pero fue dejar la onagra y ahí estabam las uñas quebradizas, que si las tienes débiles, sabes lo incómodo que es que se rompan y se enganchen. Y si no lo sabías, esas cosas pasan.

Una solución temporal es pintarse las uñas y fortalecerlas, pero recuerda que para el momento del parto, deberían estar limpias o al menos transparentes. Esto se hace para ver y controlar la cantidad de oxígeno que circula por tu cuerpo, si se oscurecieran, sabrían que algo va mal.

Encías sangrantes

Un síntoma común en las embarazadas. Hay a quién le sangran desde el primer día y lo hace en un plan muy Tarantinesco. Avisadas quedáis. No tiene porqué pasar, pero si pasa, es normal.

Cabeza volátil

Todo es muy dramático para las que no somos unicornios ©hipsterbebe 2014
Todo es muy dramático para las que no somos unicornios

La niña bonita. The best. El mito de los mitos. Tener la cabeza en otro sitio, eso que te parece una exageración llegará a tu vida como una ola. Si crees que es un mito llevado a mayores por el boca oreja, te equivocas. Es real como la vida misma.

Te vas a olvidar las llaves de casa en la nevera, vas a meter el desayuno en el horno, a llamar a una persona cuando querías llamar a la otra y así, un listado infinito.

En resumen, que aquí no hay unicornios que valgan.

Y tú ¿con qué síntoma te quedas?

0 comentarios Añade el tuyo
  1. Jajajajaaaa! Nunca he entendido eso que dicen del resplandor del embarazo. Yo me pasé meses, las dos veces, hecha un trapo y cayendome a cachos. Y aunque no me has preguntado, después de parir me pasé un mes sin poder sentarme. Comprate una almohadita de esas en forma de donut, con agujero. Me lo agradecerás (consejo no solicitado, lo sé, pero a mí me habría venido bien en su momento..).

      1. Jaja por una vez que me dibuja una experta, aproveché la oportunidad de pasar por el quirófano sin dolor.. le di a Azuki una descripción básica y ella me dejó 10 veces más guapa jiji, no te creas que ese pelo Pantene es real!

  2. En el top 1 ahora que comienza el calor suuuuuuper llevadero en Barcelona me he ganado unas piernas y pies de elefanta brutales, de momento se dejan ver tímidamente espero que no vayan a más…T____T
    Como bien dices yo tampoco noto el efecto pelo pantene que comentan, sigo con mi indomable melena.
    Y por último los cambios en la zona baja de nuestra anatomía…..ni comentarlo!!! >____<
    Tengo la teoría que los unicornios son burros con zanahorias en la frente, si te acercas seguro que ellas no son tan Legend!!

    1. Jajajaja, zanahorias en la frente, jajajaja. No digas eso que tengo pensado hacer una entrada de lo que sí me hace ser una mujer unicornio que también me han pasado cosas buenas 🙂

      Justamente hoy me he levantado con un dolor de piernas y una hinchazón que no sé cómo ponerme :S ¿será el clima de esta ciudad?

  3. Pues yo siempre había tenido el pelo liso y lacio y en mis embarazos se me empezó a rizar! Yo, que en mis años de adolescencia habría matado por un rizo! No eran exactamente los rizos soñados pero bueno, un ondulado desenfadadoooo… y un par de prominentes mechones blancos. Claro que igual no han sido los embarazos sino el tiempo que todo lo… reinventa.
    Qué risa con las celebrities y tu embarazo de orco. Y qué aburridamente monísimas que son las famositas. La pionera Demi Moore se inventó la pose “tapatetaybellopúbico” y el resto de tontícolas detrás a imitarla. De verdad. No entiendo por qué se tapán… ah! será para dejar algo a la imaginación y que sus fans anden por la vida preguntándose cuál será el color del pezón 🙂

    1. Lo del pelo ondulado tiene su explicación por las hormonas también, se vuelve más fuerte y nosequé más. No conseguiste los rizos perfectos en plan Bisbal pero por el ondulado se empieza.

      Se taparán las teticas para demostrar que son pudorosas… eso o para que las revistas suelten la pasta cuando se decidan a vender el desnudo.

  4. Yeti alopécico! jajajaja que me da algo jajaja
    Yo lo de la caspa lo he solucionado con champú para niños, ni especiales ni nada que después volvía. Pero con el de niños me va genial, se lo recomendó la doctora a mi madre, dijo que al ser más suave se quitaría la caspa y así fue.
    No creo que por esas tres cosillas dejes de ser un unicornio, a parte la ceb hacen trampas y todos lo sabemos.

  5. jajajjaaa q bien m lo he pasado leyendo! Yo lo del pelo igual…. quería verme un pelo pantene y lo tengo panteonico! De la piel no m quejo de momento. Pero los pelos grrr m salen muchos mas de los indeseables. Me han timado. XD

  6. Pues yo también estoy otra vez con la caspa (¡me apunto lo del champú!), y con acné. Pero lo de la ausencia de pelos a mí sí me pasa. La adquisición de la almohada en forma de donut es un graaaaan consejo, doy fe.

    Yo en el número 1 de mi top pondría la mala h**tia constante. Con lo afable que soy de natural… en fin, que yo tampoco soy una unicornio, me acerco más al orco xD

  7. jjajajaj, mira a mí lo del pelo también me pasó, lo tenía peor que nunca y hasta me lo decían. Muy revuelto, feo, sin brillo e imposible de alisar. No me salió más vello, pero al final del embarazo, como no podía ni verme las piernas… Yo de cara tampoco me veía más guapa, más bien con una cara pan alucinante… jajaja. Así que otra que no es unicornio. ¡Ánimo! Me quedo por aquí ha reírme un poco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es la Persona Responsable de La Hipstérica. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. Tus datos serán tratados por Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.