Control parental, qué es y para qué sirve

El auge tecnológico que vivimos ha hecho que salten las alarmas sobre el uso de los niños de tablets y móviles con acceso a Internet. El uso de la red puede ser positiva pero no toda la información puede ser adecuada para ellos. Por eso, para muchos padres y madres, el Control Parental puede parecer la solución a todos los problemas.

Nativos y padres digitales

No dejamos de hablar de nuestros herederos como nativos digitales y asumimos que el uso de tablets, móviles y ordenadores ayuda a que los niños se crezcan empoderados del uso de la tecnología y sus ventajas; esto los expone a situaciones que pueden desencadenar en grandes problemas. Cyberbullying, el sexting (práctica que implica conversaciones con contenido sexual explícito, donde se pueden enviar textos o contenido multimedia) y el peligroso mundo de la pornografía infantil.

El acceso a redes sociales y algunas plataformas, los puede llevar a encontrar contenido violento o que promueve el odio que, por su edad y conocimientos, no nos parece adecuado. Son temas delicados y ninguno de nuestros hijos está exento de padecerlos.

¿Qué es el Control Parental?

Se trata de herramientas que permiten a los padres tener el control sobre el contenido al cual pueden acceder sus hijos en internet. De esta forma, se protege a los niños de acceder a contenidos que representan una amenaza a su integridad psicológica y física.

El Control Parental puede aplicarse a los ordenadores, tablets y dispositivos móviles. Incluso, esta protección la puedes aplicar en remoto, para mayor comodidad cuando los niños o los padres no están en casa juntos.

¿Cómo funcionan estas herramientas?

Fáciles de usar incluso para los padres con menos experiencia. Seguramente, cuando menos cómodo se sienta un padre o madre con el uso de Internet, más necesidad tendrá de hacer de su teléfono un espacio seguro para sus hijos.

El funcionamiento es sencillo. Tan solo se descarga una aplicación al dispositivo, se crea una cuenta y se establecen los parámetros básicos de seguridad como palabras clave que deseamos bloquear o páginas específicas que no deseamos que vean. Con esto la descendencia puede comenzar su navegación de forma controlada.

Opciones que ofrecen los programas de control parental

Control web: Para bloquear el acceso a sitios web, teniendo en cuenta las categorías o bien, bloqueando una dirección concreta. Es posible incluso evitar el acceso a Google, para evitar que el niño acceda desde el buscador a contenido inapropiado.

Control de aplicaciones: Se limita el acceso a ciertas aplicaciones móviles que puedes considerar perjudiciales para los niños o bien, para limitar los gastos que pudieran hacer sin nuestro consentimiento, comprando apps en las tiendas de aplicaciones.

Bloqueo de llamadas: Define el funcionamiento de llamadas nacionales e internacionales y, bloquea el acceso a llamadas de números desconocidos.

Geolocalización: Gracias al GPS, puedes estar al tanto de la ubicación en tiempo real de tus hijos en remoto.

Botón de Emergencias (112): Un “botón del pánico” puede llamar directamente al servicio de Emergencias o configurarlo para que pueda avisarte si se encuentra en alguna situación excepcional.

Tiempo de uso: Esta herramienta casi que ya está instalada nativamente en todos los teléfonos. Para los niños, controla el tiempo de uso de Internet y, de paso, evitas que pase más tiempo de lo debido expuesto a una pantalla.

¿Son necesarios los programas de control parental?

Puede parece que este control sobre el tiempo de uso de los teléfonos, tablets y ordenadores sea la solución ideal. Hay muchas razones sobre el papel para utilizar programas de control parental.

Pero es muy necesario comprender que los programas de protección parental no son mágicos y no educan en el buen uso de Internet, sino que lo demonizan.

Nada hay más deseado que lo que nos prohiben y por eso lo más importante es fomentar con tus hijos un mayor nivel de consciencia. No solo para garantizar que tengan una experiencia segura sino para mantenerse alejados, de forma consciente, de situaciones que pueden ser desagradables y perjudiciales, por lo cual, la educación y la comunicación son la clave.

Como madres y padres, sentimos que forma parte de nuestra crianza velar por el normal desarrollo emocional de nuestros hijos. Por eso, el tipo de información al que están expuestos es importante para nosotros.

Y, por supuesto, al final, puedes decidir no usar un programa de Control Parental y enseñar a tus hijos a vivir una experiencia segura sin restricciones.

Se trata de educación y comunicación. Y de no creer que el control parental nos va a evitar preguntas incómodas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es Serena Vacas. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. Tus datos serán tratados por Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.