¿Niños y teatro? Es posible con obras como Filalici

Como padres, a menudo dejamos de lado actividades culturales como el teatro. Pero todo lo que hacemos con los herederos es enriquecedor para ellos, todo queda en algún sitio y ellos son los consumidores y, posiblemente, los generadores de actividades culturales, como el teatro, del futuro.

El panorama cultural antes de ser padres.

El Sr. Moderno y yo éramos grandes consumidores de cultura. Museos grandes y pequeños, exposiciones itinerantes, festivales de teatro, cine indie y cuanto más desconocido, mejor.

En Barcelona, sabíamos que la oferta cultural familiar estaba creciendo y que íbamos a poder hacer bastantes cosas con el Sr. Oh. Pero entonces nació y nos conocimos. Cuando tenía unos 20 meses fuimos a una exposición en CaixaForum y lo tocó todo, los 500 m² se le hicieron enanos y prácticamente nos tuvimos que ir antes de que destruyera patrimonio cultura de incalculable valor.

Cultura para niños de menos de 2 años.

La culpa de todo es que los niños no suelen existir hasta cumplir los 5 años. Casi nada se adapta a ellos. Manipulativamente, en pocas ocasiones vamos a encontrar nada orientado a niños menores de 5 años que no sea pintar y pegar una hoja de papel con un dibujo de linea impreso.

Y los niños son niños, pero no tontos. Si tienen a su alcance cosas que no han visto nunca y que pueden destrozar tocar y explorar, el papel y los colores les va a atraer muy poco.

Es un entorno en el que se podría experimentar mucho y se hace muy poco por ellos, posiblemente por desconocimiento del mundo infantil y por ausencia de presupuesto.

Lenguajes expresivos en la cultura.

Todo lo que hagamos con los pequeños importa. Tanto exponerlos a contenido de baja calidad, que para eso mejor evitar la exposición, como introducirlos en lenguajes expresivos como pueden ser el teatro o la pintura.

Los niños son seres inquietos, tengan 12 meses o de 8 años, intensitos, de alta de manda o de los facilitos. Los niños absorven de su entorno, quieren ver, sentir y experimentar. La experimentación puede venir de muchas fuentes. Si los adultos las seleccionamos para ellos contenido de calidad, ganamos todos.

Els viatges d’en Filalici.

Desde que somos una familia de 4, hemos probado alguna actividades como exposiciones, museos y cine. Nos faltaba ir con los herederos al teatro.

Una amiga nos habló de “El viatges d’en Filalici” (Los viajes de Filalici) de la compañía El dit al nas (El dedo en la nariz) y ahí que nos lanzamos de cabeza. Esta obra ha estado en diferentes espacios, financiada con una campaña de crowdfounding y nosotros tuvimos la oportunidad de verla en el Tantarantana, dentro de su programación familiar.

Cuándo: Noviembre de 2018.
Dónde: Teatre Tantarantana.
Edad: 26 meses (Sr. Natural) y 4 años (Sr. Oh).
Edad recomendada: A partir de 5 años.

Resulta interesante porque era la adaptación en títeres, sombras, proyecciones, música en vivo y, en algún momento, interacción con actores del cómic Philémon, de Fred, publicado en la revista Cavall Fort.

Yo nunca he sido lectora de esta revista ni del Tatano, pero sí he sido (y algo soy) lectora de cómic. Los lenguajes del cómic, sea cual sea el origen son formas muy interesantes de narrativa y la adaptación de esta historia onírica, misteriosa y, en definitiva, extraña.

La historia de Filalici empieza en un espacio anódino y gris y nos lleva a mundo lleno de colores formado de islas que forman las letras “Oceà Atlántic”, en la primera isla encuentra a Barthelemi y de ahí, aparecen otros personajes disparatados sin llegar al absurdo y una simbología estética que me remitió directamente a los años 70. Y que nos ganó a pequeños y grandes.

Nuestro protagonista corre, naufraga, resuelve enigmas y supera obstáculos que se entremezclan con la realidad de nuestros días. Todo ello en 50 minutos en los que los herederos, que recordemos, que son inquietos e intensitos, no abrieron la boca más que para acompañar al personaje.

Filalici hasta el final.

Mi confianza en que pudiéramos ver la obra entera era de -3000. Afortunadamente, me equivocaba y mucho. La obra los dejó extasiados y acompañaron emocionadamente a Filalici y a Barthelemi hasta el final. Las partes más complejas de la aventura está excelentemente solucionadas para que la pequeña audiéncia los entienda.

Pasados los primeros 30 o 35 minutos, el Sr. Natural se empezó a inquietar, ya no podía estar más rato sentando solo, pasaba de mis brazos a los del Sr. Moderno constantemente, sin apartar la vista del escenario.

rbsh

Tiene ingeniosas soluciones para pasar de una dimensión a la otra y las sombras le dan otra vuelta a la historia. Y uno de sus trucos es que hace al público partícipe, cuando pregunta a los niños si están allí, ellos se sienten super importantes de su presencia, pero nosotros los adultos, también queremos gritar “¡síííí!”.

Al acabar la obra, los actores se ofrecieron a enseñar los títeres a los niños y el Sr. Oh los quiso ver pero no toca. El Sr. Natural ya había decidido que era hora de marcharse.

rbsh

El impacto en ellos fue sumamente positivo, quedaron extasiados con los personajes y los escenarios, en parte, porque el Sr. Oh vive enamorado de las letras y que el mundo donde iba Filalici estuviera formado de islas con su forma lo tenía loco de contento.

Curiosidades como que haya dos lunas, también les sorprendió y no dejaban de señalar el echo de que en el cielo había 2, ¡DOS!

rbsh

El teatro con niños.

Aunque el Sr. Moderno y yo no somos grandes consumidores de teatro (shame on us), nos hemos dado cuenta de que esta forma de entretenimiento nos resulta muy positiva a los 4. Es un momento de descubrimiento, en el cine, vemos una proyecció, pero en el teatro, cada función tiene algo diferente.

Como con el cine, vamos a repetir, pero queremos seleccionar muy bien lo que vemos. De momento, parece que sus inclinaciones no pasan por actores reales y que les atrae muchísimo la forma de los títeres, seguramente por la capacidad de tomar en volumen lo que pasa en los dibujos animados. Ellos pueden verse reflejados en los personajes del guiñol más que en las personas.

Para los más pequeños, lo que sucede en el escenario es muy impactante, así que si tienen miedo o están totalmente excitados por la escena, hay que acompañarles en entender esa emoción. Aquí el “no pasa nada”, “no es de verdad” y el “no llores, que es de mentira”, no cabe. Y con el teatro, se siente porque la magia está en la capacidad de los actores de transmitir lo que pasa en el escenario hasta cada espectador, por pequeño que sea.

Pinea esto para leerlo más tarde:

Me encantaría saber tu opinión sobre el consumo de cultura con niños y conocer qué obras de teatro infantil has visto. Déjamelo en los comentarios, prometo contestar ;).

Las imágenes pertenecen a sus autores y la compañía El dit al nas me ha cedido amablemente estas fotos para acompañar este artículo.

28 comentarios Añade el tuyo
  1. Hola!

    La vedad es que pintan muy interesantes todas las propuestas que nos ofreces, Yo tengo una amiga que desde que su hijo era un bebé lo llevaba a obras de teatro para niños y el peque lo pasa en grande con los espectáculos. Me parece una actividad estupenda para motivarlos y ayudarlos en su crecimiento cognitivo. Gran artículo,

    Un saludo!!

  2. Es una excelente idea que los niños se metan en obras teatrales. Eso les ayuda a tener confianza frente a los demás y a desarrollar el arte de hablar y de manejar las palabras. Yo participé en varias y tengo unos recuerdos muy gratos y llenos de diversión.

  3. El consumo de cultura con niños me parece una idea maravillosa y enriquecedora para todos, no sólo para ellos. Al igual que tú tengo dos canijos y siempre que podemos nos vamos a hacer este tipo de actividades y nos encanta. Un gran post

  4. Es una de las experiencias más enriquecedoras!! Ir con mi sobrina a obras de teatro o al cine me encanta, ellos interactúan muchísimo, y se les pone una cara de ilusión que es única. ¡Ojalá hubiese muchas más iniciativas para los más pequeños!

  5. Hola,

    creo que es una magnífica idea. Es importante inculcar la cultura a los niños desde pequeños, y “educarles” en ese mundo desde bien tempranos. Que la cultura sea normal en sus vidas.

    un abrazo

  6. Qué post tan chulo, lo encuentro muy completo! Es cierto que hay pocas cosas para niños muy pequeñitos, y si vives en una ciudad no muy grande, todavía cuesta más. Nosotros fuimos con los peques a un teatro cuando tenían 2 y 5 años y se lo pasaron genial! 🙂

  7. Hola guapa! Me encantó las propuestas que nos pones en el post he de decir que yo todavía no tengo peques ya que acabo de salir como quien dice de la adolescencia y he entrado hace dos añitos a la edad adulta pero si que tengo recuerdos de que mis padres me llevaban desde bebé a ver teatros infantiles para meterme cultura y eso me ha enriquecido bastante yo cuando llegue a la etapa de madre no dudaré en inculcar la cultura y al amor por el teatro a mis hijos, muchos besos guapa.

  8. Buenos días, yo creo que sí hay muchas actividades que hacer con peques de esa edad por lo menos donde vivo, todo depende de los lugares, claro. Pero en esa edad son como esponjas que absorven todo y es el momento perfecto para abrirle estos campos. 🙂

  9. El teatro es una forma de entretener, divertir y que aprendan algo nuevo los niños. Lo único que adaptado a niños tan peques, hay poca cosa, pero bueno…
    Yo tengo buen recuerdo de cuando iba de excursiones con el cole al teatro. Se me quedaba la cara como a estos niños.

  10. ¡Hola guapa! A mi me encanta el teatro, y creo que es una muy buena forma de impartir cultura. Por eso, creo que es muy importante que los niños vayan al teatro, y aprendan a disfrutarlo. De echo, donde yo vivo, hacen obras “para mayores” adaptadas para niños, y me parece una iniciativa preciosa para que no se pierda la cultura del teatro.
    Un beso, Chanel. <3

  11. Se nota en sus rostros qie se engancharon a la puesta en escena, recuerdo haber llevado a mis hijos a ver teatro y que también disfrutaron mucho de la experiencia, ahora están más grandes y disfrutan más del cine, pero no hemos descartado el teatro como entretenimiento familiar.

  12. Hola guapa. No tengo hijos pero le recomendaré tu artículo a mi prima que tiene un peque y seguro que le encantaría llevarlo al teatro. Me parece muy importante e interesante inculcarles desde pequeños el amor por la cultura y el teatro. Besos.

  13. Estamos en un momento en el que afortunadamente hay muchísimas opciones culturales para ir con los niños y he de decir que me encanta ya que antes hacíamos muchas cosas y ahora podemos seguir haciéndolas aunque sea en otro horario jajaj

  14. Mis hijos desde bien pequeños han asistido a actividades culturales: conciertos para bebés, actividades familiares, teatro, museos y creo que les fue muy bien… Ahora que han crecido ya podemos hacer actividades más adultas y algunas veces echo de menos las actividades tan chulas que hacía con ellos de peques.

  15. Me parecen muy interesantes las propuestas que nos traes. Muchos dicen que como los niños son pequeños no se enteran de las cosas pero hay que hacer que la cultura vaya calando y el teatro es buena opción, saludos!

  16. Com mola al muntatge que tenen a aquesta obra. Aqueste fliparien. Nosaltred les hem portat al teatre pero poquet, aqui oferts no hi ha tanta tampoc…i es tan cara que es treuen les ganes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es Serena Vacas. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios.. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.