Experiencia con Alexa en una casa con niños

Esta semana pasada, se han lanzado Alexa y el dispositivo Echo. Y es muy posible que te preguntes de qué va. O que no te interese en absoluto, quién sabe. Si me sigues en Instagram, habrás visto que en casa hace varios meses que ya tenemos Alexa, gracias a que Amazon nos seleccionó como beta-testers. No porque nos hubiéramos traído uno de estos altavoces tan modernos desde USA o Reino Unido, donde ya hace eones que funciona.

Alexa y Echo

Primero lo primero, ¿qué es Alexa y qué Echo? Alexa es la inteligencia artificial (AI o IA) de Amazon y Echo es el altavoz que vamos a ver hasta en la sopa, bueno en realidad hay varios modelos de altavoz, nosotros tenemos el Echo básico. El más sencillo es el Echo dot y vale 36 € (precio actualizado 59,99€). Alexa no se limita al cuerpo de Echo, sinó que va con nosotros allí donde vayamos ya que, al instalar la aplicación en nuestro teléfono, tenemos el cerebro de Alexa siempre con nosotros.

La experiencia de Alexa en casa y con niños

Nuestro Echo llegó en un paquete estandard de Amazon, junto con unas muy breves instrucciones sobre el funcionamiento tanto de Alexa como del altavoz. Te las podría resumir como: Cuanto más hables con Alexa, mejor funcionará.

Los comandos funcionan por voz y no podíamos enviar música desde Amazon Music a Echo desde un Kindle o un móvil. Pero sí usarlo como altavoz de nuestra propia música, en nuestros móviles. Comandos como “Alexa, pon música para cocinar” reproducírá una lista de Amazon Music, pero no una lista de nuestro teléfono.

© lahipsterica, 2018. Botones de Echo.

Cuando llegó Alexa, justo empezaba a trabajar en castellano y lo estaba haciendo al 100%. Si queríamos escuchar algo y se lo pedíamos pronunciando el título o el autor, en un correcto inglés, no nos entendía con su “Perdona, no he podido encontrar la respuesta a lo que me has preguntado”. Pasados unos días empezaba a entender estos nombres pero de una manera muy made in Spain. Es decir, “Pon musica de Katy Perry” y ella contestaba “Reproduciendo de forma aleatoria canciones de Cati Períííí”. Todo muy chanante. 

Hace unas semanas, empezó a contestar con el nombre correctamente pronunciado, pero sin exagerar. No nos vayamos a volver locos con el inglish.

Como los comandos que damos son por voz, esto vuelve locos a los niños. Los primeros días, cuando el Sr. Moderno y yo pedíamos acciones a Alexa, el Sr. Oh y el Sr. Natural nos miraban como si hablásemos con los espíritus. El Sr. Oh esperó con paciencia y cuando vio que no éramos locos peligrosos hablándole a un altavoz, preguntó si Alexa también le haría caso a él.

Ciertamente, no teníamos ni idea de como respondería a una voz infantil y estuvo probando hasta que encontró el volumen y la vocalización con los que Alexa respondía. Tenemos la ventaja que la dicción del Sr. Oh es correcta, sin siseos, ceceos ni teteos. El problema es que los niños conforman sus frases de una manera más lenta que la de los adultos y deforman expresiones para darles el significado que ellos necesitan. Y claro, Alexa empezaba a escuchar, pero tiene un tiempo de espera de muy pocos segundos y como no recibía una orden concreta se deconectaba, porque ni idea de lo que estaba pasando en el plano terrenal.

En realidad, como no hay tantos comandos para decirle cosas a Alexa, ha acabado conociendo todos los comandos de memoria, los dice rápido y sin pausas. Ahora, Alexa lo reconoce a la primera.

El Sr. Natural, a medida que mejora en vocabulario también se vuelve loco de emoción gritándole a Alexa, pero de momento la pronuncia como “Seeesaaa” y los comandos son más bien “pochamuchi-ca”.

Normalmente, ellos no empienzan a mandarle comandos a Alexa, sinó que se animan a partir de que el Sr. Moderno y yo hayamos dado algun comando como “Alexa, añade pan a la lista de la compra”. Entonces ellos empiezan a “añadir” cosas sin parar. Sin. PARAR.

Seguridad de la escucha activa

No nos vamos a engañar, has llegado hasta aquí esperando alguna historia como que el Sr. Oh le pidió a Alexa un avión y nos cobraron 4.000 € a la cuenta y nos mandaron un airbus. Lamentablemente para ti, esto no ocurrió.

© lahipsterica, 2018. Botón encendido “no molestar”.

Cuándo recibimos Alexa firmamos el consentimiento de ser conscientes que Alexa siempre oye, pero solo escucha cuando la nombras. Aún así, hay que ser conscientes de que Echo incorpora un micrófono que capta siempre nuestra voz. Dicen las malas lenguas que, a pesar de esta diferenciación entre escuchar y oír, todo lo que digas frente al Echo quedará registrado.

Pero si no quieres que Alexa te escuche, Echo lleva un botón que anula el micrófono y puedes hablar de forma natural de Alexa, pronunciando Alexa, sin que cada vez que digas Alexa, Alexa se vuelva loca esperando el comando de voz.

De momento, cuando le pedimos cosas relacionadas con comprar a Alexa, nos mandaba a la app Alexa. Ahora, ya se puede realizar compras, pero para poder hacerlo necesitas activar un código y darlo cada vez que realizas una compra.

También te manda a la app cuando le pedimos que elimine cosas de la lista de compra. Es decir, no puedes deshacer cosas desde Alexa, tienes que hacerlas manualmente.

Usos prácticos comunes

Creo que los usos más comunes que le hemos dado a Alexa son reproducir música desde Amazon Músic, servicio que venía con la beta. También tuvimos, durante este tiempo, acceso a los libros digitales con Prime, no así a los Unlimited.

Además, añadir cosas a la lista de la compra, poner temporizadores y llamar, han sido tareas de cada día. Podía estar liada con alguna actividad en la cocina y que se acabara el papel de cocina, pues simplemente “Alexa, añade papel de cocina a la lista de la compra” y ya lo tengo. El inconveniente es que todavía no puedes comprar el contenido de la lista directamente en Amazon Prime Now.

Durante los meses de la beta, no hemos tenido ningún dispositivo de domótica conectado. Pero nada más lanzar el Echo de manera oficial, han aparecido en Amazon cientos de productos para domotizar la casa a precios más razonables y este mes hemos comprado un enchufe que se conecta al WiFi, por 16€.

Ese enchufe va a una lámpara a la que hemos llamado “lámpara”, lo sé, somo muy originales. Y ahora, mediante una app, hemos programado unas horas para que se encienda y apague de forma automática, en este caso sincronizándola con la hora de la puesta de sol. Además, gracias a Alexa podemos pedir que esa luz se encienda y se apague. Por ejemplo, el Sr. Natural se depierta a las 3 am y necesito coger algo del comedor, ya no voy a oscuras hasta dar con la lámpara.

La cara de perplejidad de los Srs. Oh y Natural cuando vieron, por primera vez, que la luz se encendía y apagaba sola, no tiene precio.

En la lista de deseos, lo siguiente será un termostato también conectado. De la misma manera que la luz, se puede programar para que se inicie cuando la casa alcanza una determinada temperatura, una hora o por comando de voz.

En la función de llamar, hemos encontrado una manera muy fácil de comunicarnos. Por ejemplo, el Sr. Moderno necesita localizarme, me llama al móvil pero yo lo tengo en silencio y tampoco contesto los Whatsapps, llama a Alexa y automáticamente Echo recibe la llamada. No necesitas darle un comando para descolgar el Echo.

© lahipsterica, 2018. Echo en modo “no molestar”.

De la misma manera que puedes activar el silencio con un botón, puedes activar desde la app el modo no molestar y aunque te llamen, Echo no descuelga la llamada.

No hay funciones de vital necesidad, pero son utilidades que se integran muy fácilmente en el día a día.

Cómo funciona una inteligencia artificial

Nos podríamos imaginar que Alexa es un cerebro virtual que está en la nube y que funciona atrapando nuestros datos y evolucionando ella sola hasta dominar la humanidad. Y luego resto, ya nos lo podemos imaginar, que hemos visto muchas pelis.

© lahipsterica, 2018. Echo en modo “activo”.

Pero Alexa, como Siri o el asistente de Google, no dejan de ser un conjunto de datos que alguien tiene que gestionar. Y ese alguien es humano.

Esto significa que lo que le decíamos a Alexa quedaba registrado y un equipo de personas recupera esa información y utiliza para mejorar las respuestas de Alexa. Así, que parte de mi entretenimiento era enviarles mensajes al equipo de desarrollo, por ejemplo “Alexa, dile a tu equipo de desarrollo que tus chistes no tienen puta gracia”.

También significa que tienes activada la escucha activa. Es decir, Alexa siempre oye pero solo escucha cuando pronuncias “Alexa”.

Y vosotras, ¿ya conocíais a Alexa y Echo?

19 comentarios Añade el tuyo
    1. Gracias! Son muchas semanas conviviendo con Alexa y tenía mucho que contar. Tiene un uso que encuentro más relacionado con la domótica, así que supongo que el comando “Alexa” se nos hará menos repelente a la larga.

  1. Menudo postazo te has cascado, amiga. Pues a mí esto, sí y no. Lo de mandarle que apunte algo en la lista de la compra creo que puede favorecer la reducción del número de divorcios y ya casi solo por eso me mola jajajs. Lo de que te llame el maromo, pues igual. Pero yo es que soy muy visual… entonces. Y lo de la escucha en plan 1984 da yuyu jajaja. Ahora, me has recordado que quiero comprarme un altavoz. Ya no sé si este que es muy pro o no. Me sorprender muchísimo, muchísimo, el tema de la IA.

  2. De nota que habeis probado tiempo a Alexa. Esta muy currado el post. Yo no se si me acostumbraria a que me grabaran hablando pero la verdad es que tiene ountos que molan. Eso que encienda la luz mola un monton plr ejemplo. O poder poner cosas en listas. Y me imagino que debe haber un monton de gadgets mas para volverse loco

  3. Cuando vi que Amazon sacaba estos altavoces me los estuve mirando, sobre todo porque los sacaron en promoción y eran muy económicos. Pero la verdad es que al final la única utilidad que les iba a dar era la de escuchar música, y lo de Alexa me daba pereza. Asi que al final me he comprado los Wonderboom (2 por el precio de uno) y van geniales.
    Tengo a Siri y no la utilizo nunca. En fin que todo esto a veces me supera y lo que dices que todo queda grabado me da un poco de “yuyu”. De todas formas tu entrada es genial, das mucha información y se puede valorar bien si te interesa comprarlo.
    Saludos.

  4. ¡Cuantas novedades para mí! La verdad no sabía de la existencia de este dispositivo ni de Alexa, pero me parece un aparato muy útil y divertido. ¡Qué graciosas las reacciones de los niños! Gracias por este post tan detallado, tengo un nuevo objeto en mi lista de deseos jeje.

  5. Estos días veía muchos anuncios de la tele del Echo de amazon y no tenía ni idea de qué era así que este post tan currado me ha venido de perlas. Yo creo que soy de ese grupo de personas que no le sacaría partido o que acabaría en guerra con Alexa, ya me pasa con Siri que no nos llevamos bien y veo que hay gente que le saca un montón de partido y prácticamente no puede vivir sin ella y yo paso, no le veo sentido.
    Lo veo bien con el tema de poner música y tal pero bueno si hay cosas como lo que comentas de añadir y quitar cosas de la compra y demás que al final tienes que gestionar manualmente con la app… tal vez sea que le queda un largo camino que recorrer hasta que realmente yo le encuentre utilidad.

  6. Pues es la primera vez que escucho de Alexa y Echo, no sé si me sería de utilidad, pero es interesante saber como va evolucionando la inteligencia artificial y como es que se cuela en nuestro día a día, gracias por contarnos tu experiencia con este gadget.

  7. Que pasada. Hace tiempo que estoy pensando en un altavoz inteligente pero no me acababa de decidir a dar el paso, por si luego no servía para nada. Pero después de leer vuestro post creo que estoy definitivamente animado!

  8. Yo también llevo un tiempo probando a Alexa mi hija de dos años la llama para decirle cosas q el aparato normalmente no entiende. En algunos aspectos creo q necesita mejorar bastante pero en otros (decirte el tiempo que va a hacer, buscar información sobre algo, jugar al trivial con ella) te saca de algún apuro, de tener que coger el móvil o de levantarte a encender/apagar la luz. Si, nos hacemos aún más vagos jijiji. Bueno en cuanto al altavoz funciona muy bien y lo usamos a menudo para pegarnos unos bailes en el salón. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es Serena Vacas. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. Tus datos serán tratados por Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.