Bicicleta de equilibrio, ¿es una buena idea?

Se acerca esa época del año en la que empezamos a planear salidas de primavera, excursiones de fin de semana o destinos de verano. Todo ello, con niños, implica que vamos a vamos a estar largos ratos fuera de casa. Seguramente estás pensando en que la bicicleta puede ayudar a tu descendencia para esos momentos, las has visto en la calle, en el parque, de paseo… ¡en todas partes! Pero, ¿es realmente una buena idea una bicicleta de equilibrio para niños?

Mi respuesta corta es sí. Y aquí te cuento todos los motivos.

¿Qué es una bicicleta de equilibro?

infografia sobre los beneficios de la bicicleta de equilibrio o sin pedales en niños pequeños desde 24 meses

Una bicicleta de equilibrio es una bicicleta de dos ruedas sin pedales, por eso también son conocidas como bicicletas sin pedales para niños. Diseñada especialmente para impulsar el desarrollo del equilibrio de los pequeños en esta etapa de la primera infancia. Tienen la altura del sillín regulable y no es una bicicleta a la que le hayan quitado los pedales, y venga pa’lante, este tipo de bicicleta tiene una forma ergonómica para poder impulsarse con los pies, mejorar su psicomotricidad gruesa y alcanzar velocidades moderadamente altas, es decir, estan diseñadas para tocar suelo, a diferencia de las bicicletas con pedales. Y no lleva ruedines de apoyo.

Seguro que las has visto a puñados, estarás sorprendida de la cantidad de estas bicicletas sin pedales que recorren todas las ciudades, especialmente la bici de equilibrio de Chicco, conducidas por niños que no levatan un palmo del suelo y un casco de colores chillones, vayas a donde vayas. Pequeños ciclistas de 2 o 3 años que recorren los parques y las calles sobre dos ruedas a toda felicidad. Niños que, a pie, no irían tan rápido ni tendrían este nivel de autonomía, ni descagarían esa adrenalina.

Se suelen fabricar en aluminio pero también las habrás visto de madera. Ambos son buenos materiales para cumplir con el objetivo de agilidad y ligereza que se requiere.

¿Por qué usar una bicicleta de equilibrio?

Principalmente, las bicis de equilibrio, tienen una curva de aprendizaje muy corta. Es decir, que los niños aprenden fácilmente a subir, bajar y desplazarse de la bicicleta sin ayuda de sus padres. Vamos que te libras de ir empujando por el sillín a una descendencia y acabar deslomada de la postura. Idealmente, sustituyen a los tradicionales triciclos y bicis con pedales y ruedines, que por lo general, antes de los 3 años no tienen suficiente fuerza para impulsar por sí mismos.

Los ruedines son pequeñas ruedas que se enganchan al eje trasero de la bicicleta y tienen el nombre de estabiciclos. También hay estabiciclos para bicicletas de adulto.

Otro gran beneficio de la bicicleta de equilibrio es que promueve la movilidad sostenible, el uso de la bicicleta como vehículo habitual, sobretodo si los adultos a su al rededor la usamos con ellos.

La edad recomendada para las bicicletas sin pedales es a partir de los 2 años (24 meses), pero como siempre, según la capacidad del niño, pueden empezar a los 18 meses. Y se puede extender hasta los 5 años.

Estas bicicletas permiten a las pequeñas descendencias recorrer largas distancias con menor esfuerzo y facilitan que puedan ir a una velocidad moderadamente alta, cosa que reduce su frustación cuando no pueden ir al mismo ritmo que los niños mayores y augmenta su tiempo de ocio al aire libre, porque no te va a decir que está cansado la primera media hora.

La mejora en su psicomotricidad gruesa favorece su autoestima y mejora la confianza del niño. Obviamente, la clave de todo ello está en que ir en bicicleta es divertido.

Otra ventaja significativa es que, principalemente, los niños están trabajando el equilibrio y facilita enórmente la transición a una bicicleta con pedales sin pasar por los estabiciclos.

Bicicleta, mejor que un triciclo.

Los triciclos, como las bicicletas con ruedines o de entrenamiento, no permiten al niño desplazarse sobre cualquier terreno. En suelos irregulares con piedras, tierra o, incluso, en bordillos, un triciclo tiende a quedarse encallado ya que en estas superficies irregulares, el triciclo y los estabicilcos de las bicicletas, pueden quedar encalladas y no recibir tracción de los pedales, además necesita al menos 2 puntos de las ruedas traseras en contacto con el suelo. Además de ser mucho más ligeras las bicicletas de equilibrio que los triciclos.

Evidentemente, si vuestra descendencia va a ir siempre sobre asfalto, esto no es relevante para vuestra compra.

Nuestra experiencia con la bicicleta de equilibrio.

Si te preguntas si es buena idea, mi respuesta solo puede ser sí.

El Sr. Oh! la usaba desde los 18 meses, cada día de lunes a viernes, para ir a la escoleta y recorría una distancia de 1,6 Km cada día, solo ida. Es un camino que no hubiera podido recorrer a pie por sí mismo sin pedir brazos o llevar un carrito. Para él ir cada mañana en bicicleta era auténtica pasada.

En casa tenemos un caso particular, el Sr. Oh! que con 18 meses usaba la bicicleta a diario mientras que el Sr. Natural con 28 meses todavía no muestra excesivo interés por ella.

La evolución sobre ruedas del Sr. Oh.

Es cierto, que su psicomotricidad gruesa ha ido más avanzada que la fina. Aunque no empezó a caminar hasta los 16 meses, prácticamente pasó de ir a gatas a montar en bicicleta. También es cierto que el Sr. Oh usó antes una especie de coche correpasillos de calle muy bajito, un coche en el que iba sentado a horcajadas y que también iba impulsado por los pies, lo usaba cuando todaía no anadaba, pero no se lo dimos antes de que gateara. Posteriormente, una moto con el mismo uso, un poco más estrecha que el coche, pero algo más alta, con dos ruedas muy amplias que no estimulaban al niño a ejercitar el equilibrio. Y finalmente, la bicicleta Chicco. Fina, ligera y con las ruedas de goma que ya incentivan al desarrollo de su psicomotricidad gruesa.

Hoy el Sr. Oh va con una bicicleta de pedales bastante grande, talla 16″ y 10 kilos; y la maneja bien. Los primeros días la usó sin ruedas de aprendizaje sin mayor dificultad, pero nos dimos cuenta de que era demasiado alta para él y necesitaba apoyo para subir y bajar de la bici, básicamente, porque era como subirse a un caballo, así que recurrimos a las ruedas de aprendizaje.

Si lees el blog desde hace tiempo, sabrás que el Sr. Oh! tuvo un accidente yendo en bicicleta y perdió un diente, tampoco me parece justo achacarlo al uso de la bicicleta, fue culpa de un mal pavimentado. Esto le podría haber pasado caminando. Simplemente, que sucedió. Y a día de hoy no existe ningún trauma relacionado con la bicicleta y sigue llevando su bicicleta todo lo que puede, solo que ahora el colegio no está a una distancia que justifique el viaje en bici.

Uso de la bicicleta de equilibrio.

En casa, en interior, nunca hemos aprobado el uso de corre-pasillos ni bicicletas, para nosotros son vehículos destinados al exterior. Y hemos notado muchísimo que el ir en bicicleta ayudaba a la autonomía del Sr. Oh!

Si tengo que optar por un regalo, la opción de la bicicleta de equilibrio siempre está en mi lista y me parece una opción muy acertada, sobretodo en niños que son inquietos y necesitan formas de eliminar esa energía contenida.

¿Y dónde queda el Sr. Natural en todo esto? Él, a sus 28 meses, empieza a mostrar interés en la bicicleta, pero hasta ahora ni motos ni patinete han despertado la chispa en él. Como siempre, el uso de estos vehículos depende de cada niño y para él es mucho más estimulante la manipulación fina. Él tiene a la vista la bici y puede cogerla para salir al parque cuando quiera.

En resumen, tanto el Sr. Moderno como yo estamos muy felices de haber puesto una bicicleta de equilibrio en las vidas de los pequeños y que esta forma de desplazarse sea algo cotidiano para ellos.

Recomendaciones de bicicletas de equilibrio para 2019.

Las bicis de equilibrio son un buen regalo, porque les van a dar mucho uso, pero también porque son algo que se puede heredar. A nosotros llegó la Chicco por parte de un familiar, que había pasado por uno de sus hijos y no tenía más uso. Era una pena que estuviera cogiendo polvo en un rincón, porque como son pequeñas no ocupan casi nada.

La estrella de las calles es la Chicco que llevaba el Sr. Oh. Una bicicleta fiable y estable que ha demostrado resistirlo todo.

Toca sobre la imagen y podrás ver la Chicco First Bike en detalle.

Pero si buscas alternativas, que son una buena alternativa a la Chicco roja, aquí te traigo una selección de buenas bicicletas de equilibrio para este 2019. Toca sobre las imágenes para verlas en detalle.

Pinea esto para leerlo más tarde:

Me encantaría que dejaras tu experiencia y opinión más personal en los comentarios, prometo contestar 😉

15 comentarios Añade el tuyo
  1. Tenemos exactamente la misma bici y ahora estamos ya en proceso de buscar una con pedales. Yo insisto en que no harían falta ruedines pero mi marido no lo tiene tan claro. A ver como acabamos jajaj. Me ha gustado mucho el post, muy bien explicado.

  2. Esa misma bici de Chicco tuvimos nosotros y… ¡¡¡la mejor inversión que hicimos!!! muy recomendable y el paso a la bicicleta con pedales fue muy fácil y natural

    1. Ups, pensaba que te había contestado antes. Es posible que si las bicis normales no le gusten, algo más divertido como una de trial o de acrobacias le motiven. Ir en bici tampoc tiene ue ser una obligación. Para él, ¡ir al cole en bici fue lo más!

  3. La mia mayor tuvo una bici roda y le encantaba…y yo llegue un momento que aguantaba la respiracion cuando se tiraba por laa bajadas levantando los pies. Pero la ayudo en el paso a la bici. La pequeña no le hizo ni caso…el mism que le hce a la bici jjaja

    1. Cada una tiene sus prioridades, seguro que la pequeña terremoto prefiere otro sistema de transporte. Tranquila que seguro que en algún momento de su vida irá en bici. Yo también aguantaba la respiración cuando veía a un niño de 30 meses dejándose caer por una pendiente enorme y empinada, pero ¡hay que disimular y que no huelan nuestro miedo! JAJA

  4. No acababa de entender porque estaban tan de moda las bicicletas de ese tipo y después de leer tu entrada me ha quedado todo muy claro y me encanta que los niños puedan gozar de autonomía a la par que disfrutar. Me ha parecido un post interesantísimo y muy completo, así que gracias

  5. Hola,

    La verdad es que últimamente no para de ver a los peques con ellas y me quedaba sorprendida. En mi época utilizábamos las bicis con ruedines y los triciclos, y estas me parecían un poco inútiles. Sin embargo, después de leer tu artículo, la verdad es que le he visto todo el sentido del mundo. No solo por fomentar la actividad del pequeño sino también porque creo que le puede ayudar a estimular su curiosidad e independencia. Con el triciclo guiado el movimiento de niño estaba determinado por quien llevara el triciclo agarrado, que me imagino que será el equivalente por edad. Un artículo muy interesante la verdad

    Un saludo!! ^,^!!

    1. Yo no soy partidaria de los triciclos porque tienen un volumen muy superior al del niño y si se quedan encallados en la arena, siempre van a necesitar ayuda de un adulto, pero sobre asfalto en espacios amplios también son muy divertidos ;). Los triciclos guiados son una gran ayuda para los niños que no soportan el carrito, todo tiene su sentido en su contexto.

  6. Mi experiencia es que sí que es una muy buena idea para que les sea más fácil pasar a la bici con pedales.
    Mi hija no usó bici sin pedales y cuando empezamos con la bici le costó bastante en tema de aguantar el equilibrio cuando usaba la bici con pedales.
    Mi sobrino usó desde muy pequeño una bici sin pedales y fue fantástico porque pudieron dejar el cochecito mucho antes (para mi otro gran beneficio) pero cuando pasó a la bici de pedales no hizo falta casi los ruedines más que para pillar como era lo de pedalear.
    Con mi hijo ahora estamos con bici sin pedales y espero que cuando llegue el momento la transición sea más fácil que con mi sobrino. De momento me ha facilitado el poder dejar el cochecito muchas veces en casa e ir con menos trastos.

  7. Uff el tema de la bici. Nootros lo intentamos con la bici de equilibrio, y nada. Lo dejamos pasar y lo intentamos con la normal pero tampoco. Pusimos ruedines, y menos. Total que tenemos la bici en el trastero.

  8. Bueno, en mi caso fue tirar el dinero completamente porque no hubo forma humana de que la usase. Tenía la ipica moto de rueda ancha de la que no se quiso bajar nunca y la bici de equilibrio dijo que para mi. Ahora que ha pasado a la bici normal de mayores, he tenido que quitarle los pedales unos días para enseñarle a usarla como si fuese de equilibrio, porque con 6 años ya no le vale.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es Serena Vacas. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. Tus datos serán tratados por Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.