Qué hacer si se cae un diente de leche por accidente

Los dientes de leche pueden caer de forma natural o por accidente. Si has llegado hasta aquí por lo segundo, puedes estar tranquila. Al Sr. Oh se le cayó un diente de leche por impacto, se pasa mal pero puede acabar bien, en algunas circunstancias incluso pueden salvar el diente. Seguramente alguien te está diciendo que no pasa nada, pero ¿es realmente así? ¿Para qué sirven los dientes de leche?

Ha perdido un diente, ¿y ahora qué hago?

Primero lo primero. Y lo primero que sale son los dientes de leche. Para tu descendencia (y para ti) puede haber sido un paseo o una tortura. Los dientes del Sr. Oh fueron una tortura y encima va un día, tiene un accidente y pierde uno. Para ser concretos, el Sr. Oh perdió la pala incisiva superior izquierda. Entonces la primera respuesta que recibimos por parte de una enfermera fue “no pasa nada”, pero no tiene mucho sentido decir que los dientes de leche “no sirven para nada”.

La principal función de los dientes de leche es reservar el espacio en la encía para el diente definitivo.

Así que, si se cae uno o está en riesgo de pérdida, lo principal que debemos controlar es ir al dentista. Los profesionales que trabajan este tipo de lesiones (que se caiga un diente por accidente o golpe es una lesión), es un odontopediatra maxilofacial, y este dentista lo que hará es medir el espacio que queda en la encía con un seguimiento regular, en visitas entre 4 semanas y 6 meses, para asegurar que el diente que viene detrás no sufrirá para salir.

La segunda función es la obertura del hueso de la mandíbula y la encía.

Una buena dentista infantil controlará que este espacio no se cierra para dejar salir al diente permanente. Esto depende de lo temprano que haya perdido la pieza en cuestión. El diente de leche ha hecho un largo trabajo rompiendo la encía y el hueso mandibular (si tu bebé ha llorado a rabiar, ya sabes porqué es), todo este trabajo es para que su sustituto permanente no tenga que volver a hacer ese proceso. El riesgo de que este hueso se cierre es que la pieza permanente se dañe en su nueva salida al exterior, esto conlleva que el nuevo diente se fisure en al romper de nuevo hueso y encía para salir.

Fuente: Unsplash

La tercera función es soportar a sus compañeros.

Como buen equipo cada diente depende de sus compañeros laterales y opuestos. Cuando una pieza desaparece, el resto de piezas empiezan a buscar la forma de ocupar su puesto. O incluso a rotar sobre su eje, como son esos dientes que quedan torcido o girados.

Un buen control, además, ayudará a descartar que con el impacto se hayan visto otros dientes afectados, mediante radiografías.

Si controlamos todos estos factores, junto con una buena higiene bucal, la boca seguirá estando sana hasta que puedan salir todas las piezas permanentes y caigan los dientes de leche.

Razones estéticas

Una de las cosas que más te puede preocupar es que “se vea”. Pero te voy a dar una noticia: NADIE SE FIJA.

La realidad es que la mayoría de adultos funcionales no se dan cuenta de que a un niño le falta un diente. El Sr. Oh perdió su diente con 2 años y 6 meses, ahora con 6 años y 3 meses puedo contar que 1 de cada 10 adultos se dan cuenta y todos creen que el diente se ha caído por edad, porque nadie se acuerda a la edad en que se caen los dientes.

Por otro lado, nuestra doctora nos planteó la opción de ponerle una prótesis llegado el momento.

Para poder poner esta prótesis, las muelas tienen que haber salido completamente, lo cual no sucede hasta los 4 años (aproximadamente), recuerda que siempre depende de cada niño. Estas prótesis se colocan en los molares, se trata de una especie de puente para sostener el diente falso en su sitio. Hay dos tamaños: adulto y niños.

Las de niño son piezas puramente estéticas que no dejan de ser algo anti-natural para el niño, pues lleva una pieza ortopédica algo en la boca.

Las de adulto reservan el espacio de la pieza final en la boca y se ven muy extrañas. Eso sí que llama la atención: Una boca infantil con un diente de tamaño XL.

En nuestro caso, llegado el momento, decidimos no poner ninguna prótesis, priorizando la comodidad del niño ante la estética. Y también una preocupación que nos ahorramos sin tener que pensar siempre en el cuidado y manteniendo de la prótesis, además del coste (que baratas no son).

¿Y si se puede salvar?

Una de las cosas que más alargaron el calvario del Sr. Oh fue que el diente quedó colgando e intentábamos encontrar un médico que lo salvara. Pero fue imposible.

Se pueden salvar estas piezas cuando no caen por impacto y todavía quedan conectadas a la encía y, preferiblemente, si no se ha roto el nervio. Entonces colocan un alambre como los retenedores de ortodoncia.

Otra situación muy habitual es que por un golpe o impacto, se rompa el nervio sin llegar a caer el diente y se ponga gris o amarillento. Entonces ir al dentista lo antes posible es vital. Evaluará si hay una infección y recetará la medicación.

Siempre que sea posible, se mantendrá la pieza sin extraerla, aunque se vea gris o amarilla, siempre es mejor mantener la pieza que perderla.

¿Qué son los dientes de leche?

Fuente: Internet

Los dientes de leche son los primeros dientes que aparecen. Estos suelen comenzar a salir a partir del sexto mes de vida, aunque puede ser mucho más tarde, terminando de salir alrededor de los 3 años.

Se conocen como dientes de leche, dentición decidua, primera dentición o temporal o primaria. El más popular es dientes de leche ya que se relaciona con la ingesta de leche durante los primeros meses de vida.

Los dientes suele empezar a caer entre los 5 – 6 años, y finalizar sobre los 12. Es un proceso progresivo y que se puede llegar a hacer lento porque los herederos esperan con ansias la vista del Ratoncito Pérez o del Hada de los Dientes. Si se detecta que caen demasiado pronto, es conveniente visitar al dentista para descartar cualquier problema.

Aprender a cuidar sus dientes

Fuente: Unsplash

Sea como sea, lo importante es mantener la boca limpia, sobretodo los primero días cuando existe una herida abierta. Y aprender a mantener una correcta higiene.

Sobre esto, existen diferentes escuelas: las que defienden que hay que limpiar las encías desde el periodo lactante, con un dedal con cerdas (de venta en farmacia); otras dicen que es mejor hacerlo desde la introducción de la alimentación complementaria. Algunas insisten en lavar solo con agua hasta los 4 años y, por el contrario, la que defienden la pasta de dientes con un mínimo de 4000 mg de flúor desde el principio.

Sea lo que sea lo que elijas, prótesis o no, fluor o no. Lo importante es que sepas que muchas hemos pasado por esto y que hay grandes especialistas que te van a poder acompañar.

Un comentario Añade el tuyo
  1. Creo que ya lo había contado, pero yo me caí con 5 años y perdí un diente… luego me salió un diente triangular, rollo tiburón y POR SUERTE detrás venían las paletas

    Claro, luego me volví a caer y me volví a romper el mismo diente, pero esta vez ya no tenía reemplazo, así que funda… snif u.u

    (y caminar con más cuidado xD)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es la Persona Responsable de La Hipstérica. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. Tus datos serán tratados por Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.